Como comentaba en mi entrada previa, el último proyecto en el que decidí embarcarme durante mi tiempo libre fue la realización de un Master in Business Administration (MBA) en la Escuela de Organización Industrial (EOI), sobre el que comentaba meses atrás mis primeras impresiones. Ya con más perspectiva, vuelvo a éste mi espacio a escribir sobre la experiencia completa y sobre mis conclusiones sobre la misma.

Decía un profesor del programa que hay tres motivos distintos para querer hacer un MBA:

1) Tener un nuevo título para engrosar el currículum.
2) Adquirir una serie de competencias técnicas para mejorar profesionalmente.
3) Afrontar el MBA como una experiencia de transformación personal y profesional que resulte en un cambio profundo en la forma de ver la vida y los negocios.

Sobre la primera, mi profesor decía (y coincido con él plenamente) que es triste invertir tanto tiempo y dinero en algo tan simple como comprarse un título. Seguramente, ahorrándose el tiempo y por una módica cantidad de dinero se podría lograr el mismo resultado. En cuanto a la segunda, es loable y, sin duda, más interesante que la primera, pues dará como resultado el conocimiento de nuevas disciplinas que pueden ayudar a resolver problemas futuros. Pero, sin duda, la forma más interesante de afrontarlo es aquélla en la cual un MBA significa un punto de inflexión, un antes y un después a partir del cual no volverás a ser lo mismo ni como persona ni como profesional, sea cual sea tu especialidad. De hecho, la especialidad se diluirá, pues pasarás a ver las cosas desde un punto de vista muy diferente, que derribará los muros que existen entre funciones y sectores que, previamente, parecían incomunicados para ti.

Pues bien, puedo asegurar que un MBA es idóneo para lograr la transformación integral que comento previamente, siempre y cuando estés dispuesto a invertir todo lo posible en ello, en tu futuro. Y no, no me refiero a dinero, pues eso es lo último que importa. Me refiero a dedicar tiempo a subirte al carro del cambio y cruzar sobre él un año muy difícil pero lleno de experiencias y sensaciones.

Sin duda, durante el MBA aprenderás sobre estrategia, finanzas, marketing, innovación en modelos de negocio y operaciones, entre otras cosas. Pero para mí lo más importante es la capacidad que tal esfuerzo brinda para aprender muchas cosas sobre uno mismo, sobre lo que es capaz de hacer y sobre aquello que será mejor dejar para otros que son mucho mejores que tú. En definitiva, un MBA te ayuda a aprender sobre la realidad de los negocios y cómo tú puedes influir decisivamente sobre ellos, así como sobre la necesidad de rodearse de personas más brillantes que tú para poder hacer cosas increíbles. Y es que, como decía otro profesor y amigo, si el hombre ha sido capaz de llegar a la Luna con mucha menos tecnología y capacidad de la que tenemos hoy, ¿de qué será capaz la humanidad del siglo XXI si de verdad se lo propone y encuentra un objetivo?

Creo que en mis palabras se puede leer que soy un gran defensor de la posibilidad real que tienen este tipo de Másters para llevar a cabo una profunda transformación en las personas que los cursan. Me gustaría precisar, no obstante, que no es el Máster el que te da esa transformación, sino que será tu propio esfuerzo el que se encargue de eso. Por tanto, dicha transformación sería posible sin un MBA, pero éste se trata de un canal y vehículo inmejorable para hacerlo en un marco de formación orientada a tal efecto.


Desde mi humilde punto de vista, la experiencia no ha podido ser más gratificante. Puedo asegurar que sí me siento una persona muy diferente a la que hace más de un año estudiaba los diferentes programas existentes, mucho más preparado y con muchas más ganas de seguir caminando y afrontando nuevos retos. Sólo por ello, el MBA ha valido cada euro que ha costado y cada hora que le he dedicado, que han sido muchas.

El resultado personal, también ha sido realmente bueno, pues he sido elegido como el mejor alumno del año en el área de Business Management de la EOI, que engloba varios programas de MBA (MBA Part Time, MBA Full Time, Global MBA). Desde aquí, mis más sinceros agradecimientos a profesores, compañeros, familiares y amigos, pues sin ellos esta transformación no hubiera sido posible. Os dejo a continuación el video del Acto de Clausura 2013, donde se me hace entrega del premio. Mi discurso se encuentra a partir del minuto 51:45.

Y tras haber conseguido este importante objetivo, toca seguir caminando y aprendiendo para sentirse vivo. Por ello, a partir de ahora me tomaré un tiempo de descanso para escribir cosas y aclarar ideas, para volver posteriormente con fuerza a este espacio, al que pretendo darle continuidad. Por tanto, nos leemos en las próximas semanas. Salud y suerte.


Warning: count(): Parameter must be an array or an object that implements Countable in /homepages/43/d473804928/htdocs/wp-includes/class-wp-comment-query.php on line 399

Leave a Comment